sábado, 12 de diciembre de 2009

JULES VERNE VERSUS HERBERT GEORGE WELLS (Por J:P:Ruiz)


De una persona que lee tanto y de tanta calidad no se puede más que aprender cada día algo nuevo. Os lo dice alguien que trató de inculcarle la importancia de leer. Ahora veo que también escribe. A éste lo apruebo.
A disfrutar...




Dice Borges en su ensayo “El primer Wells”, del libro “Otras Inquisiciones” lo que sigue: “Harris refiere que Oscar Wilde, interrogado acerca de H.G Wells respondió: -Un Julio Verne científico”. Pero lo cierto es que, con los años, en el lagar de cultivo que es la literatura hay que darle la razón a Borges cuando diceque “H.G Wells y Julio Verne son, ahora, nombres incompatibles”. La primera gran conclusión a que llega Borges en su ensayo  es que “Verne escribe para adolescentes” y ahí tenemos:  “Veinte mil leguas de viaje submarino”, “Los hijos del Capitán Grant”, “De la tierra a la luna”, “Un capitán de quince años”; “Wells, -sigue diciendo Borges-, para todas las edades del hombre”. Otra gran diferencia, según relata el mismo  estudioso: “las ficciones de Verne trafican en cosas probables (un buque submarino, un buque más extenso que los de 1872,  el descubrimiento del Polo Sur, la fotografía parlante, los cráteres de un volcán apagado que llevan al centro de la tierra); las de Wells en meras posibilidades (un hombre invisible, una flor que devora a un hombre, un huevo de cristal que refleja los acontecimientos de Marte) cuando no en cosas imposibles: un hombre que regresa de la otra vida con el corazón a la derecha porque lo han invertido íntegramente igual que en un espejo”.

He leído siendo adolescente a Verne y he disfrutado con todas las aventuras que recrea en sus perennes hojas. Me fascina sobre todo “Miguel Strogoff”, pero no me apena leer de nuevo “La vuelta al mundo en ochenta días”.
He conocido a Wells recientemente, pero ya no he podido dejarlo; es una adicción… sana adicción. Estoy con Borges que “nada me gusta más que su narración de algunos milagros atroces: The Time Machine, The Island of Dr. Moreau, The Plattner Story, The First Men in the Moon”.

Si me dan a elegir, me quedo con el escritor inglés, en detrimento del francés. Y no por retórica chauvinista, válgame el cielo, sino por puro sentido de la delicia literaria que resulta leer a Wells colocándose en su posición de fabulador, y no de un mero Julio Verne científico, como refiere Harris que dijo Wilde.
Leed, si no, esta breve esencia de “The Plattner Story”, y a partir de ahí no dejéis al bueno de Wells… tampoco lo hagáis con Verne, aunque ya no seamos unos pueriles jovencitos: “Puede suponerse cierto el que desapareció nueve días como consecuencia de la explosión; que regresó violentamente, bajo circunstancias molestas, y que regresó invertido, tal y como una imagen regresa de un espejo. De este último hecho, como ya lo he narrado, se sigue inevitablemente que Plattner, durante esos nueve días, debió de existir fuera del espacio…”

Juan Pe Ruiz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario